Niño geopolítico mirando el nacimiento del hombre nuevo, Salvador Dalí (1943)

ninog.jpg
|

Comentarios



 ¿ Done está no puedo leerlo no lo encuentro yo de éstas cosas cada vez

 entiendo menos no lo encuentro y quiero leerlo alguien me dice como se hace

 porfavos ?

 un besazo de            maria 

Responder

confieso que mi cabeza no da para entender el lenguaje de Dali, pero asi es el surrealismo, la verdad lo encuentro complejo, pero sus pinturas asombran, y me gusta su tecnica... saludos

 

-----------------

Carpe diem

Responder


  Pues ya somos dos ni lo entiendo ni lo entenderé yo crei que hera solo

 yo pues ya somos dos ,

  un beso muy muy gordo de         maria

Responder

no creo que haya posibilidad de Entender al artista, pero si de dar miles de interpretaciones, que nunca sabremos si coinciden o no con lo que penso , o quiso que pensemos, en el momento que lo pintaba. este es tambien un poco del sentido del surrealismo

me parece excelente de todos modos .

 

Responder

Creo que no hay que ser un experto para darse cuenta de lo que pinta aquí Dalí. Está bastante claro. Es 1943, la guerra mundial, el mundo está partido en pedazos, muriendo y renaciendo. Y Dalí toma un símbolo sencillo, el huevo, el embrión, de donde nacerá un nuevo hombre, que será el futuro del mundo, el futuro de la posguerra y de Occidente. Además se molestó en pintar los continentes para que quedara claro. Curiosamente su cabeza sale de USA, los aliados, donde se exiliará Dalí, y su mano aplasta Europa, de donde salieron los fascismos.

Luego siempre hay otros símbolos que quedan para la mirada de cada uno. Por ejemplo, la vieja a la que se agarra el niño, es la abuela Europa? y el Niño? es quizá el ultrahombre nietzscheano?

Capítulo de las tres transformaciones del espíritu del "Así habló Zarathustra", el león, en medio del desierto (y el huevo está en medio del desierto), el espíritu que niega y destruye los viejos valores del viejo mundo (y el que nace del huevo está rompiendo el huevo, o sea, el mundo), el león se ha de transformar un día en un niño, en el espíritu de la inocencia creadora que dice sí a la vida... Pero esta es mi especial interpretación de este cuadro que tanto admiro. 

Y sí, el surrealismo iba de eso, la escritura automático, dejar hablar al inconsciente y todo ese rollo, pero era esencialmente una pose. La mayoría del arte surrealista está sobrecargado de intelectualismo. Dalí era un sesudo pensador que se leyó miles de libros y quiso aplicar las teorías de Freud en la pintura. Y el resultado es genial, pero no lo suficiente honesto.

Lo que quiero decir, pa simplificar, es que, aunque no siempre, en este cuadro Dalí sabe perfectamente lo que quiere pintar y su mérito estriba en elegir los símbolos, huevo, desierto, niño, y en pintarlos tan magistralmente. Pero incluso su pintura es tan precisa, que, por eso mismo, traiciona la idea surrealista de irracionalidad. Es lo único que le reprocho al surrealismo, la falta de honestidad...

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar